Crónica del Viñarock 2017

Fango, colegas, mal tiempo. Rock, lluvia, impermeables por todas partes. Decenas de miles de personas perdiéndose, encontrándose, gritando y emborrachándose. Conciertos multitudinarios y raves ilegales que nunca terminan. La Guardia Civil boicoteando el festival todo lo posible. Esto es Viñarock 2017. En esta ocasión, la expedición de La Perrera llegó a Villarrobledo el miércoles 26 de Abril. Nuestra intención era acampar en el parque, en la zona arbolada entre las vías de tren y el lecho seco del río, como intentamos todos los años con mayor o menor fortuna. Primera sorpresa; la organización ha cerrado toda esa enorme zona (la mejor, sin duda) para lo que llaman el Glamping, una zona vallada con tiendas montadas y numeradas que se alquilan a un precio que nos parece desorbitado (amén de haberlas montado apiñadas). Montamos nuestra acampada al otro lado del río, aún sin … continuar

 

Crónica del Gazpatxo Rock 2017

Este año decidimos empezar la temporada de festivales con nuestro primer festival de invierno con acampada incluida, así que nos armamos de valor, nuestros sacos de dormir y el edredón nórdico y nos plantamos en Ayora, Valencia, a ver que era eso del gazpacho manchego. Gazpatxo Rock lleva desde 2006 reuniendo a cientos de personas con el reclamo de un buen cartel, y este año no podía ser menos. En su XII edición nos pareció buena idea volver a ver a EUKZ y Reincidentes, y conocer por fin el fenómeno Mafalda. A pesar de llevar doce ediciones, Gazpatxo sigue siendo un festival familiar, de esos que, según los puretas, no han perdido su esencia. Nosotros, que ya somos mayores, echamos de menos algunas comodidades, que tampoco son una locura. Llegamos a Ayora. A eso de las siete de la tarde … continuar

 

Crónica del Viñarock 2016

Esta vez nos hemos superado, y nuestra visita a Villarrobledo de este año se ha prolongado por seis largos días. Para la expedición de La Perrera, ésta era la quinta ocasión que nos acercábamos por el festival más veterano de cuantos siguen en activo, un recinto que hemos ido viendo cambiar (siempre a mejor) desde que lo visitamos por primera vez en 2002, cuando el suelo era de tierra, cardos y piedras. Como llegamos el martes y no había conciertos hasta el miércoles, pudimos montar un campamento bajo los árboles como unos privilegiados. Eso sí, casi de milagro, porque las primeras docenas de ocupantes de la arboleda habían plantado un par de tiendas y se habían balizado con putas cintas de madero casi la totalidad de la superficie del parque como si les perteneciera. En serio, chavales, hacéroslo mirar, porque … continuar