Crónica Festardor 2018

¿Ver a Gatillazo, EUKZ y Lendakaris Muertos en Levante en pleno Octubre? Parecía una buena posibilidad de alargar la temporada de festivales, así que salimos de Madrid un jueves lluvioso camino de la Pobla de Vallbona (Valencia) a conocer el Festardor. Autobús puesto por la organización a un precio moderado (50€ ida y vuelta). A medida que avanzamos kilómetros, la lluvia deja paso al sol. Así fue nuestra experiencia en el Festardor.

Jueves 11 Octubre

Sin demasiado retraso, el autobús nos deja en las taquillas del festival a las 14h. Para entonces, las colas ya eran enormes. Aún así, nada comparado con lo que sucedería a lo largo del resto de la jornada. Gran cola para ponerse las pulseras y enooorme cola para acceder al camping que se había instalado en el velódromo. Por suerte, nuestras hordas caudetanas ya habían instalado el campamento y todo resultó fácil. Acampada mejorable, cómoda en muchos aspectos (el principal, la gran cercanía a la zona de conciertos, apenas 3 minutos andando). Baños de cabina a pleno sol que serían limpiados muchas menos veces de las que nos hubiera gustado a todos. Duchas no operativas hasta el viernes. Gran ambiente y mejor compañía. A las 9 de la noche nos acercamos al recinto a ver a Los Benito. Encantados de ver que han recuperado “Fue mi abuelo” en el repertorio (nos extrañó mucho no escucharla en su concierto del año pasado en Madrid). Bastante aplaudidos, ya que son una banda que cae bien. Pero poca asistencia de público… ¿qué diablos pasa? Acaban Los Benito y llegan los Lendakaris Muertos. Los navarros hace tiempo que dejaron de ser esa banda minoritaria e incomprendida de la que se decía que les habían pegado en una casa okupa porque el público no entendió el humor de “Gora España” (posiblemente una leyenda urbana… o no?). Actualmente petan los conciertos allá donde van. Pero no se llena. Nos enteramos que hay cientos de personas (quizá algunos miles, sin exagerar) haciendo cola en las taquillas y camping, que se perderán casi todos los conciertos de la jornada. La organización tenía mucha menos gente de la necesaria dedicada a estas labores. Los Lendakaris hacen un concierto estupendo, en su línea de los últimos tiempos. Tanto que nos dejan exhaustos. Sacrificamos a Porretas, Desakato, Funkiwis y El Tío de la Careta para ir al camping a descansar. Después partimos en busca de la rave que se había montado en la zona de acampada gratuita (otra jugarreta de la organización, que la había desplazado muy lejos y se tardaba casi 50 minutos en llegar a pie). Tras un par de horas allí, la Guardia Civil  desmonta el chiringuito. Volvemos penosamente a la acampada. Despiertos hasta la mañana departiendo con nuestros vecinos de acampada, gente estupenda.

Viernes 12 Octubre

Como el camping tiene árboles y nos habían tocado varios, es posible dormir hasta la una del mediodía a resguardo del sol. Las duchas ya funcionan y los puestos de comida son bastante aceptables. Nos acercamos para ver la descarga de Hora Zulú. Sonido tremendo y excelente concierto de los sevillanos. En el escenario anexo, tras Hora Zulú, se presentan El Último Ke Zierre. Por desgracia el sonido en este otro escenario era bastante catastrófico, y aunque nos encanta la banda del Feo y además jugaban en casa, no fue de sus mejores conciertos. Turno para los italianos Talco, a los que seguía Mafalda. El público intenta entrar a los conciertos, pero… sorpresa, parece ser que el aforo del recinto está completo (vendieron más entradas de las que podían). Parte de los espectadores tienen que esperar en la entrada a que la gente vaya saliendo. Pasado el trance, volvemos para ver a The Locos. La banda que Pipi formó tras la separación de Ska-P va ganando adeptos a base de mezclar rancheras, vientos, punk y doble bombo. La gran sorpresa vino cuando The Locos tocaron “Gato López”, y es que hasta ahora nunca habíamos escuchado a Pipi cantar temas de su antigua banda. Parece que la separación entre Ska-P y Pipi es definitiva. Juerga y disfraces hasta la 1:30 de la madrugada. Después, Kop salen a escena. Sonido muy denso, tanto que las primeras canciones se convertían en una bola de graves en la que era difícil distinguir algo. Suponemos que debieron dar mucha caña, pero el cansancio nos acabó llevando de vuelta al camping. Allí, más fiesta con gente estupenda que nos mantendría despiertos hasta la salida del sol.

Sábado 13 Octubre

El último día de festival. Sacrificamos a Fuckop Family con gran dolor para reservar las fuerzas. A las 7 de la tarde, Gatillazo saltan al escenario. Hora y veinte minutos durante los cuales Evaristo descargó cerca de treinta temas, un repertorio muy similar al que lleva de gira todo el año. Aunque hace años a todos nos parecía imposible acabar conociendo el repertorio de Gatillazo como conocíamos el de La Polla, actualmente el público conoce ya todas y cada una de las canciones de la banda. Evaristo ha logrado llevar su mensaje a otra generación más de punkis. Un pequeño descanso antes de Soziedad Alkoholika (que por fin llevan de gira unos cuantos temas de sus dos primeros discos). Como siempre, muchísimos watios, pero ellos sí gozaron de un aceptable sonido. Después, Sons of Aguirre, a los que les tocaba el escenario de sonido… “menos bueno”. Lo compensaron con esfuerzo en la dicción y mucha juerga. Descansamos durante Los De Marras para la última paliza del festival; Narco salen de madrugada al escenario con las armas cargadas y sueltan tralla hasta reventarnos, empezando con “Suicidate”, la brutal “Son ellos” y acabando con “Tu dios de madera”. Como El Noi del Sucre habían cancelado su actuación (al parecer por disconformidades con la forma de actuar de la organización), Festardor pone en su lugar a un DJ sorpresa, momento que aprovechamos para gastar todos los tokens que quedan en los bolsillos y salir del recinto buscando fuera la fiesta. Una pasadita por las raves cercanas (alucinante el acceso bajo autopista por las alcantarillas) y volver al camping para recoger las tiendas. Y entonces, como si de un milagro se tratase, la lluvia que nos había respetado todo el festival hace acto de presencia.

Muchas gracias a todos los que compartisteis estos tres días con nosotros. Tere, Christian, Adrián, Víctor, Irene, Álex, Pocholo, Nando, Natalia, Txell, Beth, Ismael, Mariola, Cornelia y sé que me dejo a unos cuantos por nombrar. El festival ha recibido más críticas que alabanzas (podéis comprobarlo en las redes sociales) pero con gente así se puede ir al fin del mundo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.