Crónica Leyendas del Rock 2019

Nunca fallamos (salvo en 2012). Volvimos al Leyendas del Rock a Villena un año más para disfrutar de Metal y hermandad. Porque importa poco cómo de alucinante haya sido vuestra experiencia festivalera en recintos perdidos coleccionando vasos serigrafiados o haciéndoos fotos para el Instagram; ningún festival tiene el ambiente del Leyendas.

Esta vez nuestra expedición comenzó el lunes, siendo recogido por dos buenos amigos de Almendralejo (a los que conocí en Leyendas 2015) que me llevaron hasta Caudete, primera parada del periplo. Después de reencuentros, cumpleaños y visita al Morgul Rock Bar (el antro de metal más legendario de la región) plantamos nuestras tiendas y da comienzo el despiporre.

Miércoles 7 Agosto 2019

La fiesta de presentación del Leyendas se convirtió en la fiesta de presentación de nuestro camping. Aunque nos diera pena perdernos a las Burning Witches. Aunque tuviéramos mínima curiosidad por ver a José Andrea y Uroboros. Aunque nos agrade escuchar a Sherpa (esta vez bajo el nombre de Los Barones, un asunto algo penoso) y pasemos mucho de Megara (muchísimo) y Medina Azahara, daba igual porque nuestra acampada, a pocos metros de la entrada, se empezaba a llenar de viejos conocidos con muchas ganas de celebración y fraternidad. Logramos sacar un rato para ver a Obús, y pudimos comprobar que han cambiado al batería y al bajista que llevaban los últimos años (una pena, porque nos encantaban). Eso sí, nos dio para conocer en el pogo a un colega al que nos encontramos después en todos los jaleos del festival. Y vuelta a la acampada, y quedarse despierto hasta la llegada del sol teniendo interesantes charlas sociales. Así termina el miércoles. A las diez de la mañana del jueves, con dos buenos amigos que me llevan a desayunar.

Jueves 8 Agosto 2019

Con el cuerpo de cualquier forma nos plantamos en el concierto de Rose Tattoo para cantar unos himnos australianos a pleno sol. Casi tanto sol como con los Lacuna Coil, que estirarían su concierto hasta las 8 de la tarde. A esa hora los Alestorm ya habían plantado su pato de goma gigante en el escenario de al lado y sus fans se preparaban para remar en las galeras. Antes de que acabaran su show, nos pasamos al escenario pequeño a ver a los Helstar, que descargaron un excelente power metal primigenio. Un rato después nos cruzaríamos con su cantante Dave Rivera, que estuvo encantado de hacerse una foto con nosotros. Volvemos al escenario grande, donde Craddle of Filth atronan Villena. Y dan al público lo que da Craddle of Filth; sonido poderoso y actitud gótico-cómica. A esas alturas un servidor se retira a descansar a la guarida de Caudete (cortesía de Tere, cuánto te quiero), deseando ser una persona el viernes y sacrificando el concierto de los Thin Lizzy Fake y a los Nanowar. Que debieron estar divertidos por lo que oí, pero raggatonear con Charly Glamour no valía más que la vida.

Viernes 9 Agosto 2019

Había que marcharse pronto el jueves porque el viernes los Crisix descargaban a primera hora. La poderosa banda de Barcelona atronó y montó algunos pogos, lavadoras y un wall of death. Salgo de allí con el cuerpo magullado. Dee Snider había cancelado su show por un problema de vuelos, así que nos vamos para afuera. La acampada está en ebullición, llena de colegas, y la fiesta se alarga hasta la noche, donde volvemos dentro para ver a Airbourne. Divertidos y cañeros, además de lanzadores de birras (a la pobre Elsa Well le cayó bastante). Tras otra visita al camping, entramos para ver a Warcry a nuestro particular (y lamentable) estilo, y después da comienzo Koma. Los navarros se estrenaban en Leyendas del Rock y su concierto fue una bomba con el público entregado. No hubo este año demasiadas bandas con las que poguear, y daba la impresión que la gente estaba deseosa de ello. Huimos antes de la aparición de Saurom como es costumbre. Vuelta al camping y charlas sobre socioeconomía con caballeros y señoritas de gran nivel. Otra vez nos pilla el sol.

Sábado 10 Agosto 2019

Llegamos a la acampada y nos encontramos una cabeza decapitada (de plástico) abandonada a modo de amenaza narco. Se convierte en nuestro compañero inseparable. De nuevo hecho mierda, nos plantamos ante los Metal Church en ese horario en el que la carpa huele a culo a causa de todo el calimocho y cerveza derramado de los días precedentes. Pero lo que de verdad nos llamaba la atención este último días eran las Nervosa. La banda de Fernanda Lira reventó el escenario pequeño, donde muchos cientos de personas nos apiñábamos para mover la cabeza. Tremendas. Pasamos a echar un ojo a los Apocalyptica y nos decepcionamos al comprobar que todo el set inicial es de sus versiones de Metallica. La decepción nos lleva al camping, donde echamos un buen rato hasta el concierto de Deicide, donde comprobamos que Glenn Benton no palmó a los 33 años como él mismo profetizó. Se lo perdonamos porque sonó fuerte y áspero. Con las fuerzas justas vemos a los Rata Blanca de Adrián Barillari y Walter Giardino (que traían muchas versiones de clásicos del rock para compensar el desconocimiento del público español de sus canciones). Y ahora sí, un año más, Lujuria cierran otro Leyendas del Rock mientras nos sentimos felices. Porque estamos rodeados de amigos. Porque la peña comparte sus minis de cerveza. Porque todos estamos sudados y agotados, pero hemos sobrevivido a otro Leyendas del Rock. Evidentemente la fiesta en el camping se alargaría otra vez hasta la salida del sol. Villena, nos vemos en un año.

Todo nuestro agradecimiento a Tere, Christian Paul, Aitor, Pepino, Elsa Well, Christian García Gozalbo, Adrian Casabuena, Capi, Antonio, Patri, Nacho Sanmamez, Jero y Ana, Jose Frances, Dani Boluda, Fran y Paloma, Guillermo Díaz, Fran Requena, Irene y Víctor, Germán, Víctor Montes (que si no viene lesionado, me lesiono yo), Mame, Miguel Angel Azorín (te debía visita a Morgul Bar), Toni Marga, Cristina Soler, Alejandro Boliko, Jose Ramon Gimenez, Fer, Juan Castillo, Nikolai Borisov y Jose Calcetillo, Yolanda Sabater, Josezno Raven, Clara y Javier Martínez Amorós y Farru Jevitaner. Habéis vuelto a hacer de esto una experiencia alucinante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.