Crónica Festardor 2019

Festardor se ha convertido para nosotros en una cita ineludible. Valencia es el lugar perfecto para recibir el otoño rodeado de colegas, acampadas, conciertos y raves. El último festival del año.

La nueva ubicación del festival en Port de Sagunt ha resultado ser mejor que la del año pasado. El camping Gerencia estaba medianamente organizado, desgraciadamente con un único núcleo de baños y duchas, pero con césped en todas partes. Eso sí, búscate la vida aparcando por el polígono. Nula presión policial, algo muy de agradecer y por desgracia poco habitual. Precios de bebida altos, según la moda dominante. Personal muy amable que incluso nos invitó a chupitos en alguna ocasión (por supuesto a espaldas del supervisor). Pantallas peraltadas de tamaño ridículo donde no cabía el cantante de Benito Kamelas y MUCHÍSIMO sonido. Porque si en esta tierra se les da bien algo, es poner la música a toda leche.

Miércoles 9 Octubre 2019

La expedición de La Perrera se había complicado. El autobús organizado en el que viajamos el año pasado desde Madrid había suspendido el viaje por la escasa venta y un servidor tenía que buscarse la vida. No podía dar todo más pereza. Pero gracias a las gestiones de Tari (sin ella no hubiese habido Festardor) agarro un BlaBlaCar por primera vez en mi vida. Junto a tres chavales de Ciudad Rodrigo (Salamanca) nos plantamos en Valencia con la caída del sol. Las huestes de Caudete y otros amigos catalanes ya habían tomado posesión de una zona estupenda en el Camping Gerencia. Incluso encuentro que tengo ya una tienda montada (Tari Elbea, Víctor Navarro, muchas gracias) y se me caen las lágrimas abrazando gente. Los salmantinos deciden arriesgarse y acampar con nosotros. A estas alturas ya nos caían muy bien, porque no me habían asesinado ni desmembrado durante el viaje (mi mayor temor en un BlaBlaCar). Es más, los caudetanos ya los habían apodado Bla (Javi), Bla (Adrián) y Car (Jose). Total, que nos juntamos la primera noche unas quince personas, que acabarían siendo casi treinta o más incluyendo a los amigos acampados en otras zonas. Bebemos algo y nos acercamos a ver a Soziedad Alkoholika, que tuvieron que hacer una parada durante su actuación por fallo de sonido. Volvemos al camping. Salimos con nocturnidad en busca de juerga callejera. Localizamos un aborto de rave en el bulevar tras la Acampada Libre, pero la lluvia nos acaba quitando las ganas y regresamos justo antes de la salida del sol. No volvería a suceder.

Jueves 10 Octubre 2019

La acampada había crecido mucho. El día era nublado y fresco. Nuestra zona seguía siendo bastante cómoda, y nos acomodamos comiendo y bebiendo hasta la hora de Benito Kamelas, que sufrieron algún fallo de sonido. Entramos y salimos. Regresamos y vemos (por error) el final de Celtas Cortos y el que para nosotros era el plato fuerte del día, Narco, en fase de reconstrucción tras la expulsión de Vikingo. A la salida encontramos queridísimos amigos alcoyanos en la Acampada Libre y nos quedamos a hacer vida social. Volveríamos a entrar a ver a The Locos, intentando mostrar nuestro apoyo a Pipi. Una vez acabados los conciertos, la gente pululaba sin ton ni son buscando planes alternativos. Un pequeño grupo acabamos llegando hasta la playa, donde seguimos haciendo el gilipollas hasta el amanecer. Fue maravilloso.

Viernes 11 Octubre 2019

Hechos puré, pero con un enorme grado de optimismo, nos enfrentamos al tercer día de Festardor. A estas alturas los nuevos amigos salmantinos ya eran parte de la familia y habían aportado a un nuevo festivalero, Diego. Nos acercamos poco por los conciertos, vimos algo de Desakato, Kaos Urbano (que tocaron «Cuidado» de Eskorbuto y nos hizo mucha ilusión) y nos acabamos perdiendo a Def Con Dos (que al parecer estuvieron geniales). Descubrimos que en una parcela vacía del polígono se había montado una rave en condiciones, llena de gente interesante y cool, así que nos dedicamos a ella hasta el alba.

Sábado 12 Octubre 2019

El último día de festival lo comenzamos con Sons of Aguirre, poderosos y con algún fallo de sonido. Durante su actuación cayó la noche, y la llegada de Prozak Soup convirtió el festival en una discoteca. Nos retiramos un rato a descansar y volvimos para ver a La Excepción. Langui y el Gitano venían sin el Rellenito Makeijan pero nos gustaron mucho, mucho. Pese a que el sonido de los Dub Inc se colaba espantosamente desde el escenario de al lado. Al acabar la excepción intenté localizar al resto de mi grupo, pero Ska-P habían colapsado el recinto con miles de personas y resultaba imposible entrar a las primeras filas. Por suerte me encuentré en la zona césped con las gemelas Harding, que me salvaron el día. Hicimos una pasada por SFDK y dimos por amortizados los conciertos tras un buen rato de Chimo Bayo. Después callejeo, rave, camping y charla hasta las diez de la mañana para acabar un festival que por mí, no hubiera terminado nunca.

Sí, ya sé que casi no hablamos de las bandas. Pero es que un festival es mucho más que los grupos contratados, sobre todo en casos como éste.

Todo nuestro agradecimiento a Tari Elbea, Christian Paul, Víctor Navarro (gracias por la tienda tío, me hubiese encantado que vinieras), Adrián Casabuena, Toni (que, como siempre, trajo carpas y sillas para todos), Christian García Gozalbo (me encantó verte y conocer a tus colegas), Javi, Adri, Jose y Diego (gente de puta madre además de ser un blablacar eficaz), Álex Causa, su novia Jeimy, Patri y Manu, Guillermo (mucho tiempo sin coincidir), su hermano Moreno, Pocholo, Pedro, Pol, Ismael, Erik y los demás catalanes (sois grandes), Víctor Montes, las fabulosas gemelas Harding, Diana, Mariola, el Peluquero de Caudete. Entre todos habéis convertido un Festardor que no me apetecía en una de las mejores experiencias que recuerdo. Espero veros pronto a todos de nuevo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.