Crónica Leyendas del Rock 2014

Un año más, ya el tercero, volvimos al Leyendas del Rock. La expedición de La Perrera vagó por allí tres días calurosos entre los tres escenarios montados en el polideportivo de Villena, un recinto cojonudo (mucho césped, piscina, hay árboles y además el escenario pequeño se monta a cubierto).

La Perrera Locales de Ensayo en Leyendas 2014El jueves, una vez acampados y hartos de perdernos más conciertos, pudimos ver al Reno Renardo, una banda que nos encanta, pero que goza también de muchos odios entre los heavys más jebis . No estuvieron mal, pero tampoco tan bien como unos meses antes en Viñarock. Pasaron también por allí In Extremo, que resultaron buenísimos al lado de lo que vendría despúes, algo llamado Mambo Kurt difícil de clasificar, con constante e irritante presencia de teclados. Uno de los platos fuertes del día prometían ser Rising, la banda de versiones de Rainbow.  Allí estaban Armando de Castro, Ronnie, Gorka y compañía armándola muy gorda. Porque el concierto de Rising fue de una calidad tan enorme que no se nos va a olvidar nunca. Y aunque el vídeo (de ale60bcn) no tenga demasiada calidad, da para hacerse una idea.

El viernes echamos un vistazo a Centinela, que año tras año se ganan a base de huevos y buenos conciertos el derecho a seguir viniendo a este festival, y pudimos ver a W.A.S.P. y comprobar que Blackie Lawless está en mejor forma que hace unos meses. Su satánica voz sonó como antaño (da para pensar que lleva grabado algún apoyo a las voces) y el público vibró con los clásicos de la banda, pese a que ya apenas cuidan toda aquella parafernalia que rodeaba al grupo (sierras, desmembramientos, pirotecnia…) y acabaron con la eterna “Blind in Texas” (vídeo by kamelot67).

Otro de los conciertos del día era el de Sherpa, para muchos algo así como un padre espiritual. Se realizaba en el escenario pequeño, y aunque estaba abarrotado de público resultaba fácil acceder a las primeras filas, ya que casi todos los presentes habían visto a Sherpa en multitud de ocasiones. Yo no, a excepción de la gira reunión de Barón en 2009. Acompañado de Hermes Calabria, agradeció el apoyo con excelentes versiones de “Siempre estás allí”, “Son como hormigas” y “Tierra de nadie”, con la que acabó, seguramente la canción que mejor explica su filosofía de vida. Ya en el escenario grande nos encontramos con los Panzer, la banda maldita de la que tantas chorradas se han oído siempre, los innombrables, que hicieron un concierto realmente competente, bonito y nostálgico donde Carlos Pina volvió a demostrar lo buen cantante que es cuando quiere.

Y así nos plantamos en el sábado, último día de conciertos, hechos papilla pero con ganas de más. Empezando por los Beethoven R, banda que se deja la vida en cada actuación en un alarde de actitud y autoconfianza digno de aplauso, cuyo cantante ya nos impresionó el año pasado por su contagiosa energía. Vimos a los suecos Hammerfall, a los daneses Volbeat (que pese a su escasa ortodoxia suenan como un tiro) y a Warcry, que por supuesto llevaron pirotecnia para quemar medio Villena.

La auténtica causa de nuestra presencia allí era ver a Michael Kiske y Kai Hansen juntos en el escenario. El disco de Unisonic ha recibido buenas críticas, aunque quizá alguna de las canciones adolezca de falta de alma. No obstante, cuando Kai Hansen arrancó “March of Time” de Helloween (vídeo by Raul García), el mundo se detuvo para las miles de personas allí presentes. Acabaron con un “I want out” para el que Kiske había reservado su mejor berrido, mientras las lágrimas resbalaban por las mejillas de muchos heavys allí presentes que nacieron a la música de la mano de los Keeper of the Seven Keys. Y del tirón, otra de las bandas que mas esperábamos; Banzai, con Salvador Domínguez a la guitarra y Jose Antonio Manzano (en excelente forma) a la voz, dieron un buen repaso a los dos álbumes de la banda, atacando temas como “Voy a tu ciudad” (vídeo de ale60bcn) o “Coche rápido”, con esas letras quinquis de Jaime Noguerol que nos hablaban de atracos, drogas y rock.

Ya os habréis dado cuenta de que nos perdimos un montón de bandas, sobre todo porque no somos cronistas musicales sino gente de vida disoluta, de manera que dejamos abierto el post para que podáis comentar todo lo que os venga en gana. Bien cierto es que no todas las bandas que asistieron a este Leyendas del Rock 2014 están en su mejor momento, pero un servidor siempre está encantado de pasar tres días pastando en el campo rodeado de buenos amigos y acompañado de la banda sonora de su vida. Para los que no sepan de qué va un festival, os dejamos este videoclip del Reno Renardo.

“Gente valiente vestida de cuero – Se asan conejos, se escalfan los huevos – Estás perdido en un mar de cuernos – Pero VOLVERÁS”

 

 

Comentarios

Crónica Leyendas del Rock 2014 — 12 comentarios

  1. Excelente crónica de los tres días. Se te olvida decir que la camiseta de la Perrera estuvo presente haciendo publicidad de unos de los mejores locales para ensayar de Madrid.

     
  2. Un desagradable detalle fue que Leo Jiménez (que cerraba el festival con mas minutos programados que ninguna otra banda) empezó su actuación con “Future World” en el mismo escenario en el que una hora antes había estado el mismísimo Michael Kiske, lo que nos animó a volver a las tiendas. La mitad de su concierto fueron versiones. Entendemos perfectamente que haya gente que no soporte a Leo.

     
  3. “…sobre todo porque no somos cronistas musicales sino gente de vida disoluta…”

    ¡¡¡No cambies nunca!!!

     
  4. Hey cabroneeees!!!! Veo que todo muy bueno, pero nada de Lujuriaaaaa!!! Te lo pusieron de nuevo a las 3 de la tarde??? XDDD Gran reportajeeeee!

     
  5. Mención aparte merece Mambo Kurt, o mejor dicho su mánager, porque el muy fiera ha colocado a su “artista” en muchos festivales de Metal (incluyendo el Wacken) simplemente porque hace ridículas versiones de clásicos al órgano. Como nos pareció de juzgado de guardia, no vamos ni a poner un enlace a su música. El que desee saber de qué va el rollo, lo puede buscar en Youtube. Pero que no se diga que no lo hemos advertido.
    Eso sí, en el Juicio Final quiero que mi abogado sea el mánager de Mambo Kurt.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.