Festival de Les Arts Vs Viña Rock

Esta semana, concretamente ayer, salieron a la venta las entradas para el festival de Les Arts. Sin muchas más pistas que la fecha, los 500 primeros abonos han volado en cuestión de horas, llegando las ventas a superar los 1000 abonos otras pocas horas después. Últimamente parece que todos tenemos muchas ganas de festival, ya que pasó algo parecido hace semanas con los primeros abonos para Viña Rock, pero por lo menos en éste si que tuvimos las primeras confirmaciones. Y muchos que me estáis leyendo pensaréis, ¿y qué festival es ese de Les Arts? Pues os cuento.Festival-de-les-arts-cartel-285x380

En junio, bajo un sol de justicia, se celebra en Valencia el Festival de Les Arts. Este festival está concebido como una unión de toda expresión artística (música, ilustración, gastronomía y moda) repartido por diferentes salas de música y arte de Valencia, en las que hubo actuaciones y exposiciones durante varias semanas, para culminar con un festival de música internacional en un entorno privilegiado como es la Cuidad de las Artes y las Ciencias. ¿Suena bien verdad?

No tenemos por costumbre ir a festivales en los que las chicas van con tacones y bolso de mano, los chicos perfumados y hay zona VIP, por lo que esta crónica es mas bien una comparativa con Viña Rock, festival que casi todos conocemos. Como las entradas de ambos están actualmente a la venta esto puede tomarse como una manera de salir de dudas y decidir a qué festival ir.

les arts vs viña rock

Sobre la organización de Les Arts no hay demasiados aspectos negativos Uno de ellos fue la retransmisión de un partido de fútbol durante conciertos tan tremendos como el de Band Of Skulls, y que personalmente me parece una falta de respeto a las bandas y a la música en general, pero qué le vamos a hacer, This is Spain. Pondría la mano en el fuego que esto los del Viña no nos lo hacen. Punto para el Viña.

festival-de-les-arts-foodies-merkatEn este festival, los típicos chiringuitos de grasienta comida rápida no tienen cabida. Acorde con el ambiente chic y colorista, la zona para comer estaba rodeada de varias Food Trucks, muy de moda últimamente, pero esto no significa que sean necesariamente un error. Nos gustó la variedad, que la mayoría cocinaban en el momento, y siempre se agradece mucho la comida casera. No nos gustaron tanto las colas para pedir, pero era comprensible a ciertas horas. Destacar especialmente las empanadas argentinas que nos cenamos el viernes, de la camioneta Dulce de Leche. Punto para Les Arts.

Los puestos de merchandising de las bandas fueron sustituidos por tiendecitas de varias marcas, las favoritas del postureo. Fuera de lugar. Yo quería llevarme unos parches de recuerdo, y no unas gafas de sol de 200 pavos. Punto para el Viña y sus puestos de merchandising. También había un pequeño half pipe y paredes colocadas formando un cubo para que fueran decoradas por los ilustradores del festival. Muy visual y moderno.

festival-de-les-arts-ilustradoresBuena cantidad de baños, pero aún así colas, ¿por qué? Por el simple placer de esperar. No podemos explicarnos que con la mitad de urinarios vacíos la gente no se diera cuenta e hiciera cola durante tres cuartos de hora. Nosotras pecamos de inútiles una vez y no más.

El lugar, como he dicho antes, privilegiado. Bueno, privilegiado es poco. No conocía la Ciudad de las Artes y las Ciencias pero parece que no es lo más horrible que ha hecho CalatravaIMG-20150823-WA0018, y con las luces y la música, daba un ambiente muy especial y bohemio al evento. Además, con el caloret que hizo en Valencia esos días, escaparse a meter los pies (y lo que no son los pies) en la fuente/estanque se agradecía. Luego nos enteramos de que estaba prohibido. Demasiado tarde. En Villarrobledo si hace calor directamente te aguantas, pero lo bueno es que por la noche refresca para compensar… Por lo demás, el estupendo pero polvoriento recinto de Viña Rock esta vez sale perdiendo. Punto para Les Arts.

En cuanto a precios de bebida, no eran muy desorbitados. Caña 2 euros, mini de cerveza 5 euros. No había kalimotxo y les odié por ello, pero parece ser que no está de moda. Una conocida marca de ron puso un autobús en el que sólo hacían mojitos, a 4 euros, muy buena idea a pesar de ser una bebida que no se prepara rápido, pero esperabas a gusto sabiendo que iba a estar fría hasta terminarla. Nos llamó la atención la alegría con la que la gente cambiaba dinero por monedas del festival, que venían unidas en plaquitas e iban decoradas con los nombres de las bandas. Se metían las placas enteras en el bolsillo trasero del pantalón, por lo que asomaba más de la mitad, arriesgado y tentador a partes iguales. Así encontramos el sábado a altas horas de la noche unos 14 euros en monedas del festival tirados por el suelo. Mojitos y brownie gratis, muy rico. Incluso pude quedarme con una de recuerdo.

Everything Everything

Y ahora hablemos de música. Fueron muchos los que tocaron ese fin de semana en Valencia y no pudimos verlos a todos, así que aquí está mi particular resumen, desde el desconocimiento de la mayoría de bandas y sin ánimo de ofender. A partir de aquí obvio las comparaciones.

Llegamos el viernes cuando el sol ya estaba cayendo, a ver como los Everything Everything
tocaban en el escenario principal, casi vacío. Entrar en ese entorno que ya os he descrito me despistó un poco hasta que me di cuenta de lo que estábamos escuchando. Nos bastaron dos temas para irnos a otro escenario. La gente estaba viendo a Full, lo más parecido al rock que pudimos escuchar ese día. Mojito en mano disfrutamos de las guitarras y su acento andaluz, muy entretenido. A Second y Bigott no los recuerdo, íbamos y veníamos por el recinto, parábamos un rato a verles… nos amenizaron laFull espera. Más tarde lo harían The Wave Pictures, y ahí sí que nos quedamos. Los ingleses dieron un concierto de calidad, ameno y divertido, con temas muy bailables y animados. Muy recomendables.

Al mismo tiempo, en el escenario principal lo petaba Supersubmarina. Yo personalmente tengo un problema con el indie, sobre todo el que es en castellano, y es que me suena todo muy parecido. Bandas como Supersubmarina, Izal o Lori Meyers (estas dosúltimas tocaron el sábado) se confunden en mi cabeza.

Bien entrada la noche llegaba el turno de The Sounds. Intentamos llegar a primera fila, pero los que creíamos que eran sus fans más acérrimos ya habían tomado posiciones. Salen, gritamos, locura. Maja está estupenda y como siempre hace participar al público; nos mira, sonríe, habla con las primeras filas. El repertorio fue mejor que otras veces; tuve la suerte de que me regalasen Rock and Roll, y sonó Wish you were here junto otros temas que no suelen entrar en su repertorio habitual. No faltaron Song with a miThe Soundsssion, Painted by numbers, Tony the beat, Something to die for, y su reciente Shake shake shake. Sigo echando de menos temas como Diana, The no no song o Seven days a week. Un concierto muy potente de principio a fin, aunque parece que en la primera fila no estaban tan animados como nosotras; debían pensar que estaban viendo los toros en vez de un concierto, incluso parecía que les molestábamos al bailar. Más tarde caímos; bailar en los conciertos no está de moda. Maja no se fumó ni un cigarrito durante todo el bolo, tampoco levantó la pierna hasta el infinito ni jugó con el micrófono como otras veces, incluso llegamos a pensar que podía estar embarazada, pero en el Neox Rocks Festival ya descubrimos que no.

Tras una dura noche, el sábado amanecimos tarde, más que cansadas y con ganas de comer paella y echar una siesta. Pero no, Carlos Sadness era obligatorio. He de reconocer que me sorprendió. ECarlos Sadnessn sus vídeos me ha parecido siempre más blando que el algodón de azúcar, pero coño, que sorpresa al verle sobre el escenario. Pelazo y humor a partes iguales, un crack. Música festivalera, movidita y me atrevería a decir que digna del Viña Rock. Carlos plantéatelo, no desentonarías.

Lo único que puedo decir de Izal es que yo todo el rato pensaba que estaban en su gira de despedida, y no, resulta que tienen una canción que se llama así. Delorean, electrónicos, hacían honor a su nombre, muy de los noventa.

Annie B Sweet no logró engancharnos, aunque francamente, reunió a muchos. Era una de las actuaciones que más ganas tenía de ver, tengo muy buena opinión de ella, pero al ir a dar una Annie B Sweetvuelta… En el escenario principal, casi solos (puto fútbol), tocaban Band of Skulls, mi gran descubrimiento. Guitarra, bajo y batería, no se necesita más para hacer música joder. Ella es la viva imagen de Patti Smith encima del escenario, aunque su estilo musical sea otro. Recuerdan a The Black Keys, Queens of Stone Age, a veces son Deep Purple y otras incluso Black Sabath (salvando las distancias). No se complican, no hay artificios ni sintetizadores en su música, y eso me encanta. Empezaron algo lentos, con temas más tranquilos, para ir aumentando la intensidad y llegar al final con su I know what I am, y todos a bailar.

Band of Skulls

La fiesta que montaron los de La Habitación Roja fue la banda sonora de nuestra rica cena, y más tarde, cuando todo el mundo iba a ver a Lori Meyers, preferimos un escenario más tranquilo e íntimo. Para competir con uno de los grandes reclamos del festival se eligió a Mourn, tres chicas bastante serias y muy jovencitas, y un baterista más salao pero igual de joven. Algo chillonas para mi gusto, se nota que aún son cantera, pero tienen temas bastante cañeros como Otitis, que ya empieza a sonar hasta en la televisión como banda sonora de algunos programas. Luego tienen otros algo más surrealistas, como Salvador, que nos dejó simplemente atónitas. Hemos querido saber más de Mourn y hemos encontrado una biografía muy interesante y breve, como lo es de momento su carrera musical. Nos encantan sus influencias musicales y esperamos que no se decanten por el camino del indie, queremos verlas más.

Is Tropical terminaron con nuestra noche. No pudimos con tanta lucecita y esa gogó que llevaban. Luego resultó que la gogó no sólo no sabía bailar, sino que tampoco cantar. Tuvimos que dejar a Toundra y The Wombats, estos últimos con gran decepción, para otra ocasión.

IMG-20150823-WA0021

Total, que esta es la crónica de una rockera muy desubicada, en un fin de semana muy caluroso, lleno de cosas modernas y un postureo que nunca creímos que podríamos encontrar en un festival de música. Probablemente si me gustara el indie sería uno de los festivales de música que no me perdería, e incluso podría repetir, a pesar de la incomprensible manía de la gente de no bailar en las primeras filas. Aún así, gracias a la compañía fue un fin de semana muy interesante, y la idea de este festival es muy buena. Esperemos que no se lo carguen.

P.D.: Yo me quedo con el Viña, por si lo dudábais. ¡Ya tengo mis entradas!

 

Comentarios

Festival de Les Arts Vs Viña Rock — 1 comentario

  1. Casualmente yo también estuve en ese festival *guiño*, y coincido sobre todo en que la gente de la primera fila estaba para ahostiarles con la mano abierta y que la comida de las furgos era de agradecer. No conozco el Viña, pero estoy deseando comprobar el ambiente que me va a ofrecer esta próxima edición. A ver si convenzo a Carlos Sadness.

    Lo de que retransmitiesen el partido de fútbol con una pantalla enorme, y que desafortunadamente tuviese más público que los propios conciertos, ya me dejó muy claro de qué palo iba la gente allí presente. Me indignó muchísimo y, como bien dices, es una auténtica falta de respeto a los artistas.

    Muy buena crónica, como siempre!

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.